jueves, 14 de diciembre de 2017

HERMANO K - Jiddu Krishnamurti. “La Verdad”. 13 noviembre 2011. Con audio. diciembre 12, 2017

HERMANO K - Jiddu Krishnamurti. “La Verdad”. 13 noviembre 2011. Con audio.


HERMANO K - Jiddu Krishnamurti. “La Verdad”. 13 noviembre 2011. Con audio.


AUDIO

https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=2346888&c=QdbaRyj3S0N&d=T




Mi nombre es HERMANO K. Hermanos y Hermanas, aceptad mis saludos fraternales. Vamos a intentar hoy, juntos, hablar y Vibrar sobre una palabra importante que está más allá de la palabra, la Vibración y la Conciencia misma, de lo que es vehiculado por esa palabra. Primero os voy a dar algunos elementos. Esos elementos no son propiamente hablando, elementos destinados a haceros preguntar sin fin, desde la mente sino más bien, para aclarar estas nociones. La palabra de la que quiero hablar y los conceptos que están asociados, es la Verdad. La Verdad a menudo es definida por el humano, en función de sus creencias. Cada Hermano, cada Hermana, en función de sus vivencias, en función de ciertos elementos que le son propios, va a elaborar una verdad que frecuentemente es una adhesión y una consecuencia de ciertos elementos vividos. Esta verdad evidentemente, a partir del momento en que hay un grupo de individuos, que cada uno tiene una verdad que le es propia por su experiencia, el grupo intentará en general, forjarse una verdad común, que desde el instante en que se forja, no sale ya de la experiencia común, ni de la experiencia individual, sino que de alguna forma, es la resultante de todo un conjunto de hipótesis, de vivencias, de creencias y de experiencias personales. Yo iré más lejos, la Verdad no es de este mundo. En este mundo, donde todavía tenéis vuestros pies y donde yo mismo he posado mis pies, existen ciertos elementos que son hechos verificables, pero los hechos verificables, en particular a nivel de las leyes que llamaremos de este mundo, las leyes físicas, las leyes químicas, las leyes elaboradas por las sociedades, son verificables y por lo tanto aplicables y desembocan por cierto en elementos bien conocidos por vosotros hoy, sean procedentes de la tecnología de los medios de comunicación  otros. Por supuesto, esos elementos verificables y reproducibles son verdades, pero esas verdades pertenecen a otra cosa que la Conciencia, ciertamente a alguna cosa que se observa, se reproduce y tiene una utilidad en este mundo.


Hoy no estoy aquí para discutir (repito una vez más, lo he hecho ya) de esa noción de tecnología, de tecnicismo o de ciencia. Vosotros os aprovecháis en grados diversos, todavía hoy, de forma muy útil sin plantearos la mínima cuestión, en cuanto a la finalidad última de esas tecnologías, y el objetivo hoy, no es este. Los hechos verificables son verdades que pertenecen a este mundo. Ahora, habéis oído hablar, y quizá habéis tenido la experiencia, de algunos estados de la Conciencia no ordinarios, en relación con la Luz Vibral, en relación con la propia experiencia de la Conciencia. Esas experiencias que son personales, os hacen vivir estados que, para el que no lo vive, están totalmente ausentes de su propia verdad. La Verdad no es de este mundo y sin embargo está inscrita enla Conciencia. Corresponde al momento preciso en que la Conciencia no está centrada en el “yo”, en la personalidad, en el deseo, es decir si tomamos la imagen de un círculo o de una esfera con un punto central, el “yo” sería el punto central, que va a intentar por proyección de su propia Conciencia, hacerse una idea de la Verdad, de hacerse una idea, a fin de adherirse a ciertas creencias, o leyes científicas establecidas que pertenecen a este mundo. En lo que concierne a la Verdad que no es de este mundo, sea directamente salida de una creencia de este mundo, o de un hecho científico, reproducible de este mundo, la Verdad no es de este mundo. Escapa pues a las leyes de este mundo y no puede de ninguna forma ser validada por lo que existe, por lo que es invisible a la ciencia, como al ojo de la conciencia ordinaria, como a la experiencia ordinaria del humano, sea el que sea su valor, o la valorización en el sentido moral y social, y el respeto que merece cada experiencia humana en este mundo.


La Verdad no es de este mundo. Evidentemente, plantear conceptos ligados a una verdad no probable, en este mundo (por no aplicable en este mundo), puede ser útil en el plano científico, puede ser útil en el plano de las ideas, puede ser útil en el plano de los conceptos y de la propia transformación de la vida. Pero siempre en esta esfera de la que hablo, con el punto central que es la personalidad. Mientras que haya experiencia de ese género, hay una verdad que puede ser aplicada a la comunidad. Pero esta verdad ¿es la Verdad de la Conciencia? A pesar de la inteligencia artificial ¿podéis afirmar que un objeto tecnológico está dotado de una cierta forma de Conciencia o de una cierta forma de Libertad?


La Verdad apela necesariamente a la noción de Libertad y no únicamente a la noción de observación o la noción de concepto o idea. La Verdad, al no ser de este mundo, apela a algo que es pues, estrictamente desconocido, por no aplicable en este mundo. No volveré sobre el principio que he desarrollado ampliamente, hace algunos meses, sobre los principios de ATRACCIÓN y VISIÓN, que son los principios Ahrimanianos y Luciferinos (que han llevado a la humanidad muy lejos de la Verdad, muy lejos de la Libertad), porque son únicamente aplicables en esta esfera de vida, llamada la vida en este mundo, en esta Dimensión, e incluso en el paso de las puertas de la muerte y de la reencarnación. Habéis tenido, y todos nosotros hemos tenido, numerosos testimonios en el pasado, de seres que han accedido a territorios desconocidos y han encontrado sobre todo, una característica esencial de la Conciencia. Esta Característica no puede ser explicada, aunque existan por supuesto tentativas de explicaciones, por los medios modernos, una vez más científicos, de comprender por ejemplo, lo que puede pasar en un cerebro, en un corazón o en una célula, en un momento dado, cuando hay esta transformación de la Conciencia, lo que yo llamaré incluso, una revolución de la Conciencia. Un cierto número de transformaciones, en las que quizá participáis vosotros, están en marcha en este mundo y corresponden gradualmente a la inmersión en este mundo, de una nueva realidad llamada Luz Vibral, que viene a modificar la Conciencia, que viene a modificar la percepción, la concepción y la vida en sus fundamentos.


El ser humano no es un animal. El animal tiene una cierta forma de libertad de conciencia, incluso en este mundo. El animal obedece a lo que yo llamaría, un programa de vida. Ese programa de vida está inscrito por supuesto, en la especie animal considerada. Un predador tiene un programa de vida que consiste en ser un predador, en cazar presas. Así como un herbívoro será un animal que buscará las praderas para alimentarse. Las funciones de mantenimiento de la vida, en una especie dada, ya fuera animal o humana, no es más que una apreciación muy limitada de lo que puede ser la Verdad. Hay una verdad verificable por las leyes de este mundo. Es la verdad que es común a todas las Conciencias presentes en este mundo. El Sol se levanta en tal lugar y se pone en tal otro lugar. Cualquiera que sea el lugar de la Tierra, cada Conciencia puede observar cada día, el mismo mecanismo. La repetición de un mecanismo muy físico, muy real y que tiene efectos perfectamente conocidos, como el sol, ¿basta para decir que el sol es verdadero ? por supuesto, de la observación de los efectos del sol, resultan algunos elementos perfectamente conocidos de la Conciencia, tanto animal como humana, como vegetal y se puede decir incluso mineral, a saber que cada reino, cada especie se va a conformar por ejemplo, a ciclos llamados diurnos y nocturnos, referentes a esta famosa luz del sol y los efectos del sol sobre la vida misma.


En todas las civilizaciones el sol se ha considerado justamente, como el dispensador de calor, de vida y adorado como tal, como Principio incluso, llamado de forma más moderna, el Logos, CRISTO o el Logos Solar, o si no CRISTO MIGUEL. También se os han comunicado algunos elementos. Algunos de vosotros habéis podido quizá, verificar que existe en el sol, el cuerpo de Êtreté (es decir la Conciencia y el Espíritu, encerrados en ese sol), en curso de liberación. Por supuesto, mientras os adhiráis a esto sin vivirlo, no es una verdad que os sea accesible sino que continúa siendo una creencia a la que os habéis adherido, o no (creer), para poder vivirlo. Después hemos definido ciertos elementos que os han permitido acercaros gradualmente a una Verdad que no es de este mundo y por lo tanto, penetrar de alguna forma, de lleno en plena Conciencia, en los elementos nuevos, que estaban hasta el presente reservados a algunos seres en un cierto camino, después de una forma de ascesis particular, que permitía a esas Conciencias encontrar otra cosa que la conciencia ordinaria. Esta Conciencia no ordinaria, no limitada, ilimitada, llamada Conciencia Turiya, o Conciencia de Despertar, o Conciencia Unitaria, reagrupa de hecho, la modificación y la transformación, o revolución de Conciencia más grande que un ser humano pueda vivir.


Este mecanismo es íntimamente personal y privado. El interés, y lo es en este nivel en particular, porque se trata de hacer irrupción en este mundo, dando a las conciencias que viven este cambio, esta revolución de la Conciencia, una suerte de balizas, si puedo usar este término, de los mecanismos que están en marcha y son de alguna manera, los testigos de la transformación de la Conciencia, que va poco a poco, o en una forma muy brutal, hacer pasar Conciencia situada en el "Yo" (es decir, el centro de la esfera o círculo) para una Conciencia que está localizada más (ni en el centro de la esfera, ni en la esfera, sino más allá de la esfera), siempre manteniendo de alguna manera, una conciencia llamada limitada en este mundo, donde no existe la Verdad. Es Verdad, que no es de este mundo, no puede transmitirse ni por las palabras ni por otra persona. Sólo puede vivirse para validar y verificar, de alguna manera, las bases. Sin embargo existen balizas de todas formas, como he dicho, que son comunes a los que viven estos procesos de expansión de la Conciencia. Llamo Vuestra atención, porque hay muchos escritos de autores conocidos (y ahora menos conocidos puesto que son más recientes) hablando del concepto de la Unicidad de la Conciencia, sin por eso vivir el aspecto que yo llamaría Vibral. No porque os adhiráis al hecho de que la Conciencia es única, no porque os adhiráis al Amor universal, vais a convertiros en el Amor universal.  No porque os unáis a CRISTO, vais a convertiros en CRISTO. No porque sigáis a Buda, os convertiréis en un Buda. Todo esto lo sabemos todos, unos y otros.


La Conciencia no limitada, la Conciencia no encerrada, tiene una serie de características. No volveré sobre lo que llamé las balizas. Han sido ampliamente desarrolladas, explicadas en gran medida. Corresponden aproximadamente, a lo que se ha llamado las 12 Estrellas, o las 12 Vibraciones de la cabeza, los 4 Pilares de la cabeza, el despliegue de la Luz discutido ampliamente durante este verano de vuestro año que acaba de pasar, en relación con el despliegue de la Luz en las Puertas ínter dimensionales, en que cada una tiene una función muy precisa en la instalación de esta Conciencia no ordinaria (ndr: véase, en particular, "protocolos de práctica"). Esta Conciencia no ordinaria no está directamente relacionada con el concepto de Verdad. Verdad que no es de este mundo y que, sin embargo actúa en este encierro, en este universo, este cuerpo, en esta vida, o en esta sucesión de vidas, en donde el ser humano se ha encontrado, de alguna manera, sometido a los principios de evolución. Existe un consenso entre los humanos (en cualquier caso, en aquellos que están interesados en lo que es la Conciencia), sobre un concepto de evolución, sobre una noción de mejorar algo. Sin embargo, ¿cómo es que el Espíritu, que es perfecto desde la Eternidad, que es la Verdad absoluta, tendría necesidad de cualquier mejora, puesto que ha sido creado perfecto desde la Eternidad y está presente en todas las dimensiones?


Efectivamente hay una paradoja, que la conciencia limitada no puede resolver, si no es la adhesión a las creencias en un futuro mejor, en un salvador externo, en una mejora kármica, o si no a principios ligados a la voluntad de bien que llevan a creer a muchos seres humanos, que practicando el bien en detrimento del mal llegará un día en que se manifestará la Luz. No hay nada más lejos de la verdad, porque la Luz no es de este mundo. Ver la Luz con los ojos cerrados no es ver y Vibrar la Luz. Concebir la Luz en idea, ver la Luz del tercer ojo (esto se ha explicado), no es en absoluto la Conciencia de la Unidad, o la experiencia de la Conciencia iluminada de aquél que ha encontrado su Dimensión de Eternidad. Por supuesto, ha sido sumamente atractivo para una conciencia limitada, concebir que existiera un día, en algún lugar, algo que siguiendo un linaje evolutivo, le llevaría a encontrarse un día después, ciertamente perfecto.


La perfección no es de este mundo. La verdad no es de este mundo, donde pusimos nuestros pies. La Verdad es inaccesible para este mundo, mientras que la Conciencia se sitúe en el centro de la esfera. Así que, algunas Conciencias van leer, más allá de lo habitual, para intentar vivir un cierto número de experiencias. De hecho hay experiencias donde se puede manifestar lo que yo llamaré una cierta forma de localización y donde la proyección de la Conciencia no se hace más que bajo una forma de introyección (es decir de centrado en el “Yo” o personalidad) sino más bien como una proyección, por ejemplo en un mineral, un árbol u otro ser humano.  Siempre será una proyección, incluso si esta proyección desemboca en el momento, en una experiencia que tiene un objetivo de transformación, que es simplemente tomar conciencia de que la Conciencia en sí misma, no está limitada a un cuerpo, no se limita a una experiencia de vida, sino que puede de alguna manera, entrar en otra experiencia de vida. Pero esto no hará jamás salir de la esfera. Esto jamás permitirá salir del encierro presente en este mundo.


Existen por lo tanto numerosísimos testimonios de seres que han vivido estados particulares llamados Turiya, en que se manifiesta una revolución total de los mecanismos de funcionamiento de la Conciencia, donde los principios mismos de la Fisiología humana ordinaria ya no son respetados. Hablo por supuesto, de lo que se podrían llamar los poderes, los siddhis y todas las manifestaciones concretas que han esmaltado si se puede decir, la vida de los místicos, en diversos horizontes y en diversas sociedades. Esos seres por cierto, han dejado todos, testimonios de su propia verdad. Ahora, desde el momento en que la verdad se pone en palabras, no es más la Verdad, porque desde que expresáis en palabras, vuestra verdad, no es ya vuestra verdad y aquél que se adhiere a ella no estaría en vuestra verdad, más que en su verdad, sino que desembocaría de manera ineludible, en una creencia. El arreglo de esta verdad, la comprensión de esta verdad, de la experiencia del uno o del otro, no será jamás la experiencia del uno o del otro. Cada uno vive pues un proceso particular. Existen como he dicho, puntos de referencia. Los puntos de referencia son las manifestaciones Vibratorias inscritas en las Estrellas, en las coronas, en lo que se llama el Despertar de la kundalini, o aun Despertar del Canal del Éter, de forma más específica, hoy. Existen pues, marcadores de la Conciencia que han sido referenciados desde hace mucho tiempo. Han sido por cierto, denominados siddhis (o poderes del alma) y están en correspondencia  directa con la activación del alma y después del Espíritu, en la conciencia limitada, permitiendo descubrir y vivir la Verdad fuera de este mundo.


Sin embargo hoy, constatáis en torno a vosotros que cada vez más Hermanos y Hermanas hablan de la Unidad, hablan del Amor, hablan de la Transformación en una nueva Dimensión de vida, sin por ello poner de relieve o en avance, la realidad de la desaparición de lo que es ilusorio, para que aparezca totalmente y en definitiva, la auténtica Verdad, del acceso a lo ilimitado. Existen paradójicamente en la transformación actual, ciertas Conciencias que se encierran ellas mismas, a través de las proyecciones de Conciencia, a través de la proyección de un ideal que les parece el Despertar, que les hacer creer en el Despertar, pero que en ningún caso, puede vivirse de manera auténtica. Existen incluso. ciertos seres que son capaces de testimoniar la Conciencia Unitaria en la presencia del instante, descubriendo la inmensidad de la Conciencia, pero sin vivir la posibilidad de salida de esta esfera de vida. Existe pues la aplicación de ciertas verdades, transcritas en palabra en este mundo, pero alejando siempre a las Conciencias que leen estas palabras, o que leen estos testimonios sin vivir ellos mismos el contenido de su propia Unidad.


La Unidad no es una adhesión consciente a una religión, a un principio, a una experiencia exterior a la vuestra. La Unidad tampoco es pasar por una revolución de concepto de un mundo limitado y encerrado a un mundo libre, a un mundo futuro mejor, transformándose por la Gracia del Amor y de la Luz en una civilización del Amor, en una civilización al fin Unificada en la Tierra, en esta misma Dimensión. Ciertamente, existen algunos elementos que mientras que no sean vividos por la Conciencia, difícilmente pueden ser comprendidos, o incluso ser objeto de una adhesión. Y por cierto, ser objeto de una adhesión, con seguridad no es experimentar, no permite jamás vivir lo que hay que vivir, sino de lejos, de manera tan formal como la adhesión a una creencia establecida como un dogma, activa a través de una religión, de una filosofía o de un principio sea el que sea, con el que el ser humano se involucra de manera evidente.


El principio de la Conciencia que funciona de modo limitado, pasa necesariamente por un proceso llamado la proyección o exteriorización. Ese mecanismo de exteriorización ha servido por ejemplo a la ciencia, para establecer de alguna forma, las condiciones de ese marco de vida, pero sin permitir elaborar un marco de vida más amplio e infinito. Simplemente os da los medios de salir, para hacer navegar la Conciencia y la vida en este mundo y exclusivamente, en el interior de este mundo. Ciertamente, existen espacios más o menos de escape de la conciencia ordinaria. Esos espacios han sido llamados el sueño y esos sueños son por cierto, muy variados como sabéis, como habéis vivido todos y pueden conducir a experimentar algunos elementos, que a veces se acercan a la Verdad. La diferencia esencial es que la Verdad y el acceso a la Verdad se traducen por lo que yo he llamado una transformación y una revolución totales de la Conciencia. Esta revolución no es tanto la adhesión a nuevos conceptos, sino aun más, en un primer momento, la aparición de  balizas, diversas y variadas, en diferentes lugares del cuerpo. Como decía el amado Juan o Sri Aurobindo, existe un descenso del Supramental que viene a transformar la propia célula y que por supuesto, tiene ramificaciones múltiples en el cuerpo, puesto que el cuerpo es el Templo donde se realiza y donde debe realizarse esta transmutación. La Verdad no es de este mundo.


No es cuestión pues, de dejar este mundo para encontrar una Verdad más allá, lo que es totalmente imposible por cierto. La Verdad es una transformación alquímica, total e irremediable de este mundo, en una nueva realidad Vibratoria, llamada estado multidimensional, o 5ª Dimensión, u otra Dimensión más elevada, pero en todo caso, que se han denominado Unificadas. El principio de unificación no es una concepto, no está simplemente ligado a la aparición de marcadores o balizas en el cuerpo (Estrellas, Coronas, Sacro, Puertas, etc., o fenómeno Vibratorio) (ndr: ver rúbrica “protocolos para practicar”) sino en definitiva, a la capacidad de la Conciencia de vivir un estado no localizado en este cuerpo, no localizado en este mundo, no localizado en donde sea que pertenezca a este mundo. Por supuesto, para muchos de vosotros que vivís las Vibraciones, esto es totalmente lógico y ha sido también ampliamente desarrollado y explicado, como un mecanismo que permite mantener la ilusión de este mundo, de este cuerpo, mientras llega el momento colectivo de transformación de la humanidad.


La Verdad no es pues, de este mundo. La Verdad de hecho, es la Libertad de la Creación. Libertad de la Creación que significa que cualquier Conciencia, no esté jamás aprisionada en cualquier límite de experiencia, lo que, reconocedlo, es totalmente al revés de lo que vive la conciencia humana en este mundo, a través mismo, de los principios llamados libre albedrío, reencarnación, karma, bien y mal. Existe pues, un principio que hemos llamado falsificación. Evidentemente adherirse a un principio de falsificación no es suficiente para acceder a la Unidad, no es suficiente para vivir la Unidad. Y se os han dado ciertos elementos recientemente que para aquellos que experimentan la señalización de la nueva Conciencia (los testimonios Vibratorios de esta nueva Conciencia en el cuerpo), comienzan a acercarse a esta Resurrección. Que de hecho, es la entrada de la Conciencia en un estado totalmente inédito, totalmente nuevo, donde no existe ninguna referencia en el encierro (es decir, en el punto en que estáis en el “yo”, o la esfera de vida en la que evolucionáis), pero que son al menos, los elementos que deben vivirse absolutamente y Vibrar en la esfera, como en el punto. Hay pues una transmutación, una revolución, una transformación de la Conciencia, que desemboca en la Verdad.


La Verdad, la única Verdad es que la libertad de la Conciencia es indisociable de la Alegría, del Amor, de la no localización, de la no especialización y de la omnipresencia de la Conciencia en todas las Dimensiones. A esto, por supuesto la Conciencia del ser humano no puede más que adherirse, pero adherir no quiere decir vivir. Una serie de límites ligados al encierro mismo, de forma muy natural  inducen al humano a creer en una serie de elementos. Sea en un paraíso futuro, sea en una evolución o en una mejoría futura, sea en un progreso lento, consecutivo a una caída que hubiera sido deseada por no se sabe quién. Por supuesto, se os han comunicado muchos elementos a aquellos que habéis escuchado y leído lo que los Ancianos, en particular las Estrellas y los Arcángeles os han dado, con el paso de estos años. Nosotros también hemos insistido mucho y más recientemente, como yo decía, sobre los 4 Pilares del Corazón, que son efectivamente lo esencial de lo que hay que tener en cuenta, para acceder a la no limitación, a la Libertad y a la Verdad.


No podéis identificaros a una Verdad de este mundo y penetrar la Verdad del Universo. Hay pues, no un principio de negación, sino un principio de Renuncia, un principio de Abandono, concerniente al conjunto de los estratos y de los constituyentes que componen la vida de la Conciencia encerrada, para poder realizar el paso de la Puerta Estrecha. Yo os recuerdo que el CRISTO lavaba los pies a sus discípulos, para mostrar que él era en esta Tierra, el más pequeño y que su reino no era de este mundo. Evidentemente en la situación de encierro de la Conciencia, es totalmente lógico que el ser humano se sirva de lo que es accesible a sus sentidos y únicamente a sus sentidos, o a su inteligencia y exclusivamente a su inteligencia, de la observación de la proyección de la Conciencia fuera de sí mismo.


Existen dos conocimientos como sabéis. Un conocimiento exterior que se puede traducir tanto a nivel científico, como de las leyes del alma, tal como he explicado. Conocer las leyes de la encarnación jamás os hará salir de la encarnación, pero al menos, permite mejorar la condición en la propia esfera de encierro, pero no permitirán jamás salir de la esfera de encierro, contrariamente a lo que muchas enseñanzas de gurús, de maestros y directores de conciencia, o de guías han planteado como fundamento. Esto, sin duda es totalmente falso, si no, el entorno cercano a aquellos que se autodenominan maestros, habría sido ampliamente realizado por los individuos en el mismo estado y en la misma Conciencia que el maestro en cuestión y, como lo habéis observado quizá o vivido, este no ha sido el caso, jamás. Ciertamente han existido por ejemplo, algunos mecanismos precisos (y yo remito para esto a la historia del descenso del Espíritu Santo a los Apóstoles), que remiten a una transformación particular de la Conciencia. Las lenguas de Fuego son una imagen que corresponde a la realidad del Espíritu Santo, a saber, ese Fuego del Espíritu que transforma de manera radical la Conciencia.


Mientras que el ser humano crea que es tributario del tiempo y en particular del tiempo de este mundo para evolucionar, para transformarse, no puede en ningún momento salir del tiempo. La HUMILDAD y la SIMPLICIDAD, es también aceptar esto. Es también renunciar a un principio de evolución, sea el que sea (significándose por las leyes del alma, por un mejoramiento de un karma, por una evolución en el mundo), que permita liberarse de este mundo. La única forma de ser liberado del encierro, es considerar que existe un encierro y vivir sobre todo, la señalización de la activación de la nueva Conciencia y vivir la Unidad de la Conciencia, permitiendo por el Fuego del Corazón, permitiendo por la iluminación de los tres Fuegos, vivir realmente lo que se ha llamado Samadhi o Alegría. Mientras que el ser humano considere que el conocimiento externo es el que va a conducirle al conocimiento del yo, hay equivocación. Esta equivocación perdura desde hace milenios, porque desde siempre, los seres en busca de sentido, en busca de Verdad, se han interesado en las leyes del alma o aun más recientemente, en las leyes científicas. Aquellos que se interesaban en las leyes del alma, hace mil años o dos mil años, son aquellos que se interesan hoy de igual forma, en las leyes científicas de este mundo. Pero ninguna ley de este mundo puede explicar la Conciencia. Solo la Luz Vibral y la Vibración ofician en la Conciencia, permitiendo en un momento dado, acercarse a la famosa Puerta Estrecha, es decir renunciar, abandonarse, vivir la Crucifixión y la Resurrección, para acceder a la Libertad y a la Verdad.


La Libertad y la Verdad no son pues, elementos de este mundo y vosotros no podéis apoyaros en ningún conocimiento exterior (ya fueran las leyes del alma, ya fuera la astrología, ya fuera el tarot, la energética, el yoga más evolucionado) para salir de este mundo. Esto no es más que una ilusión. Mientras que la Conciencia no esté introyectada (es decir no se haya vuelto totalmente) hacia el conocimiento Interior, mientras que exista el más mínimo conocimiento exterior activo en vuestra Conciencia, no podéis franquear de manera definitiva, la Puerta Estrecha. Por supuesto el impulso de la Luz Vibral, el impulso del Espíritu (hoy omnipresente en la Tierra para aquellos que desean abrirse a esta potencialidad) es favorecer de alguna forma, la transformación, la revolución de la Conciencia total, permitiendo acceder a la Verdad. Independientemente de los aspectos de las balizas Vibrales de las Puertas, de las Estrellas, de las Coronas, de lo que se llaman los chakras, de lo que se llaman los nuevos cuerpos, hay un elemento que no puede en absoluto equivocar a la Conciencia, es que cuando vivís la Unidad, lo sabéis. No tenéis que plantearos la cuestión, porque la transformación es totalmente evidente: desemboca en la Libertad, en la Verdad y os hace salir de manera más o menos rápida, más o menos violenta de todos los marcos de referencia, de todas las creencias y de todas las sumisiones a cualquier creencia que sea (moral, social, afectiva, condicionada, conductual o cualquier otra). Descubrís en ese momento, lo que es la Libertad y lo que es la Verdad. Ciertamente todavía estáis presentes en este mundo y no es cuestión de dejar este mundo hasta que él mismo, no ascienda.


Tal como sabéis, es la Tierra la que de alguna forma, tiene las llaves de vuestro Cielo, pero vosotros mismos tenéis la llave de vuestro Corazón. Solamente vosotros podéis descubrir la Verdad. Y esta Verdad no puede apoyarse en ningún conocimiento externo. Solamente el instante en que decidís en Conciencia, penetrar en el conocimiento Interior (es decir identificaros a la Vibración de vuestra Conciencia) os hacéis esa Vibración, esta Conciencia, que no tiene nada que ver con la conciencia de la personalidad, con la conciencia ordinaria. Vivir la Verdad no es pues una cuestión de creencia. Vivir la Libertad no es pues una cuestión de negación de lo que sea en este mundo, sino una transformación total de este mundo, hacia otra realidad mucho más tangible, en que la densidad no tiene nada que ver y en que el principio de encierro no existe ya. Así pues, no podéis tomar conciencia de la prisión sin salir de la prisión, permaneciendo en la prisión. La única forma de hacerlo no es denunciar la prisión, no es ver el bien o buscar el bien para denunciar el mal, no es exclusivamente hacer el bien, sino trascender los límites, precisamente del bien y del mal. Lo que no quiere decir que en ese momento, vayáis a hacer más el mal que el bien, sino que tanto el uno como el otro, os son totalmente ajenos, porque vivís la Unidad.


La Unidad, la Verdad, la Libertad, no tienen nada que hacer con las leyes del encierro de bien y mal. El principio de karma, el principio mismo de lo que he llamado, hace un mes el Fuego eléctrico del encierro (o el Fuego del alma, Fuego Prometeico o Luciferino), directamente asociado a todos los deseos e incluso al deseo de la Luz, no son más que los elementos que os van a alejar del instante presente, de lo que se ha llamado HIC y NUNC, que os permite vivir el Corazón. Mientras que haya una proyección de la Conciencia en cualquier pasado, mientras que haya una proyección de la Conciencia en un futuro cualquiera (y nuestro Comendador os ha explicado ampliamente la diferencia entre la espera y la esperanza) (ndr: últimas intervenciones de O.M. AIVANHOV), no podéis vivir el Corazón. Porque el Corazón es totalmente intemporal: es la Verdad que no está presente en este mundo, que podéis encontrar totalmente, a vuestro nivel, suspendiendo todo lo que hace referencia a este mundo, sin por eso renegar de él, sino renunciando a este mundo. La renuncia a este mundo es un mecanismo Interior. No vayáis a encerraros en lo alto de una montaña esperando vivir la Unidad. Esto es imposible, aunque ciertos místicos, en los tiempos pasados lo hayan hecho, nosotros no estamos y vosotros no estáis ya, en los mismos tiempos.


La Luz es omnipresente. Muchos de vosotros la percibís más allá de las balizas Vibratorias de vuestro cuerpo. La Visión etérica, la Visión del Corazón permiten ver realmente, concretamente, objetivamente, la inmersión de esta nueva realidad y de esta verdadera Verdad en la verdad efímera de este mundo. La única forma de participar, es haceros vosotros también, como se ha dicho, Transparentes a la Luz. Hacerse Transparentes a la Luz quiere decir no parar nada, no frenar nada, no retener nada por sí. El principio de personalidad, es considerarse como el elemento central, proyectando su conciencia para aprehender el entorno. Así pues, es el mecanismo habitual de la Conciencia en este mundo. Ese mecanismo está totalmente ausente en los mundos Unitarios, en los mundos Unificados porque la Conciencia como se ha dicho, no está ni localizada en un tiempo, ni en un espacio, ni en un cuerpo, sino que está presente de igual forma en la totalidad de los cuerpos, en la totalidad de los universos.


Cuando los Arcángeles y nosotros, o las Estrellas os decimos que estamos en el Interior de vosotros, esto no es una fantasía. En un momento dado (que por el momento, es individual), vais a percibir que lo que vivís a nivel Vibratorio y a nivel de vuestra Conciencia, Interiormente, se manifiesta también externamente. Y que por ejemplo, la aparición real de la densidad de un ángel, es visto por la Visión etérica o por la Visión del Corazón, pero se manifiesta de igual forma, en el Interior de sí. Esto se ha llamado por cierto, otra cosa que la relación o la comunicación: es lo que hemos llamado la Comunión. Esta Comunión y esta Gracia, es el estado habitual de la Conciencia en los mundos de la Verdad. En esta época donde la Comunión se generaliza (a causa de múltiples factores que se han realizado por el humano, que se han realizado por los Arcángeles, por la radiación del Sol Central, por la Tierra misma y el Sol en sí mismo), constatáis que os es posible y lícito vivir momentos de Comunión sin igual, sin poder siquiera rivalizar con la mayor armonía que exista en una comunicación (la más armoniosa que sea), en una relación (la más afectiva y plena que sea).


El principio de la relación y de la comunicación es una verdad ilusoria de este mundo, basada en la carencia. En efecto, si tuvierais conciencia de todo está en interior de uno mismo ¿qué interés habría en buscar cualquier plenitud o cualquier relación fuera de sí mismo? Y esto vale tanto para la noción de pareja, como para la noción de interacción, en todos los sectores de la vida en este mundo. Desde el instante en que el ser humano vive la no localización, desde el instante en que hay esta transmutación, esta revolución de la Conciencia (que, para aquellos que no lo han vivido, va a hacerse cada vez más abrupto, cada vez más brutal y más y más evidente), hay por supuesto, un posicionamiento que va a ser diferente. Sea la personalidad que buscará apropiarse lo que se vive y en ese momento, va a intentar ceñirse a la Luz (se  puede decir, Vibral) en este mundo. Sea que la personalidad se haga totalmente Transparente y realice en efecto, la Unidad, es decir vivir la Verdad que no es de este mundo, siempre manteniendo un cuerpo en este mundo. Solamente en ese momento, la Puerta Estrecha se abre definitivamente y en ese momento, hay lo que se puede llamar Despertar auténtico, acceso a la Unidad auténtica. Antes, solamente hay experiencias que están hechas, como se ha dicho, de vaivén entre la conciencia limitada y la Conciencia ilimitada. Hay experiencias que se realizan en la Verdad que se desvela, de alguna forma, por pequeños toques y que se desvela por toques, más y más, como he dicho, abruptos. Sin embargo, mientras que la instalación no esté totalmente realizada, hay por supuesto, momentos en que la Conciencia y en particular la personalidad, se ampara en esta Luz para intentar aclimatarse, yo diría, según sus reglas, según sus mecanismos de funcionamiento.


Aquí es donde hay que vigilar ser el más humilde. Es aquí donde hay que vigilar para ser el más Transparente. Es aquí donde hay que vigilar para ser el más Simple posible, para dejar la Inteligencia de la Luz. La personalidad no tendrá jamás la inteligencia de la Luz. La personalidad no podrá jamás capturar la Luz. No puede más que dejarse atravesar, dejarse transformar y hacerse Transparente a la Luz. Solo con esta condición se realiza plenamente la Renuncia, se realiza plenamente el Abandono y en fin la Crucifixión, seguida inmediatamente de la Resurrección en la nueva Dimensión, es decir en la Verdad. La Verdad es la Libertad. Entonces la cuestión que tenéis que plantearos no es la libertad en relación a este cuerpo, sino la Libertad en relación a vuestra propia Conciencia. Y ahí es donde quiero llevar vuestra atención, hoy es: ¿estáis libres de cualquier creencia? ¿Estáis libres de cualquier dependencia? ¿Estáis libres de cualquier atadura? ¿Estáis libres de cualquier certeza en este mundo? entonces, en ese momento, estáis preparados para pasar la Puerta Estrecha.Mientras que no estéis Libres, mientras que la propia Conciencia no considere su Libertad como una finalidad, no puede vivir su propia Libertad y por lo tanto su propia Liberación.


Las etapas Vibratorias son los elementos comunes que evidentemente están y, lo habéis comprendido, más allá de compartir la comunicación verbal, puesto que es precisamente por estas balizas (como por ejemplo los puntos llamados de la Nueva Tri-Unidad) (ndr: ver la rúbrica “protocolos para practicar”), como se realiza la Comunión y la Gracia. Ese compartir Comunión y Gracia no es un compartir en el sentido humano. Es un compartir de la nueva Dimensión y de la nueva Libertad. No podéis comulgar más que con la Libertad y por lo tanto conla Gracia. No podéis comulgar más que a través de cualquier comunicación, o relación habitual y usual en este mundo, porque cualquier relación en este mundo (aunque no se haya expresado claramente, aunque no se haya vivido claramente), se acompaña siempre, de una ganancia y de una pérdida. No hay relación de ganancia/pérdida en este mundo. La única relación ganancia/pérdida existe por la comunión, que os hace participar en la Unidad, por el intercambio de la Unidad y de la Comunión de los Corazones y de la Gracia.


Cualquier relación entre dos Conciencias en este mundo, aunque se realice bajo los auspicios más armoniosos, se traduce en definitiva, siempre e irremediablemente, por una ganancia y una pérdida. Esta noción de ganancia y pérdida está inscrita en el principio mismo de aislamiento y de encierro. Se llame a esto el karma, se llame las leyes del alma, o las leyes de la evolución, no son más que el reflejo del encierro. La verdadera Libertad (es decir la Comunión y no la comunicación ganador/perdedor) solo puede expresarse y manifestarse en vuestros momentos de compartir Gracia y de Comunión con vosotros mismos, con vuestros Hermanos y Hermanas y con las otras Dimensiones. Sea por la Presencia KI-RIS-TI (que llama a la Puerta posterior o a la Puerta OD), sea por el Canal Marial, o la comunicación que muchos de vosotros establecéis de manera más y más consciente, con una de las Estrellas. Todo esto viene irremediablemente a modificar vuestra Conciencia y a participar en el impulso final de la Liberación, es decir a haceros vivir la Verdad y a haceros permanecer en la Libertad, y no a oscilar entre la Libertad y el encierro.


Todo esto no está destinado a haceros reflexionar, una vez más, sino más bien a mostraros los mecanismos que vuestra Conciencia está llamada a vivir. Porque no es cualquier cosa, a la que sea necesario adherirse, sino algo a lo que estáis llamados a vivir, por las balizas Vibratorias, por los mecanismos de la Conciencia misma y sobre todo, de la Inteligencia de la Luz que, como muchos de vosotros habéis constatado, presiona cada vez más, cada vez es más invasora, no solo en esta Tierra, sino también en vuestra Conciencia, haciendo que para algunos de vosotros, las tareas, incluso las más ordinarias, en ciertos momentos, se hagan totalmente imposibles. Esto no es una huída de la realidad, esto no es una huída de las responsabilidades, sino que justamente es a la inversa, es decir el acceso a la verdadera responsabilidad, es decir a la Verdad y a la Libertad. Mientras que esto no se manifieste, no sois Libres. Vosotros creéis ser libres, pero sois Libres en lo que se ha llamado una prisión, sin embargo seguís estando en prisión.


La irrupción de la Luz y la invasión de la Luz en este mundo, en la Conciencia, en este cuerpo que habitáis, solo tiene un objetivo: hacer, como se ha explicado ayer, que el proceso final de la Ascensión se realice para vosotros, en la más grande de las Alegrías, en la más grande de las percepciones de Liberación, de Libertad y de Verdad. Los miedos que han estado presentes y que están inscritos en el encierro (quizá todavía los tenéis), os daréis cuenta que cada vez están menos presentes. Aunque sean agudos, no pueden en absoluto poner bridas a la Conciencia, no pueden impedir a la Luz penetrar en absoluto, si no, todos los procesos Vibratorios que estaban en curso se pararían. ¿Habéis constatado que la detención, no sería más que unas horas, de uno de los procesos Vibratorios que habéis vivido? Dudo mucho que sea el caso, porque la Libertad es algo que es sin retorno.


Ir hacia la Verdad y vivir la Verdad, implica (de forma constante, concomitante y absoluta) la desaparición de todos los encierros vividos, aceptados o creídos.La Libertad de la Conciencia es esto. Es el proceso que hay que vivir de manera individual y colectiva y del que vosotros hacéis, de alguna forma, un aprendizaje acelerado durante este periodo. A partir de la apertura de la Puerta posterior (llamada Puerta KI-RIS-TI), el Paso de la Puerta Estrecha, después de ciertas pruebas ligadas a subidas de eliminación de algunos miedos (ligados a las ataduras colectivas), esto se ve hoy, transmutable, de manera muy simple, según un principio que se explicó ayer, de vasos comunicantes. Si comprendéis y vivís vosotros mismos ese principio de vasos comunicantes, se os hará cada vez más fácil comunicar en vosotros y por lo tanto comulgar, en vosotros, haciéndoos en ese momento, vivir la Gracia, vivir la Libertad y la Verdad, de manera más auténtica y la más liberadora posibles. La Verdad no es pues de este mundo y sin embargo, es en este mundo donde debéis vivirla. Porque estáis por eso.


Esto es lo que tenía que decir sobre la Verdad y la Libertad que son (como espero haberos mostrado y quizá hecho experimentar) las dos mismas caras de la Conciencia Libre, las dos mismas caras de la Conciencia Unificada, de la Conciencia Turiya. Recordad que cuando vivís ese paso, esto es una evidencia. La cuestión no puede llegar a la Conciencia, porque sabéis de manera formal, sin plantearos la cuestión, que vivís Turiya, que vivís la Alegría, que vivís la Verdad. No puede existir la mínima duda, en estos momentos. Si aparece la duda, en ese momento, no estáis más en la Verdad, no estáis más en el Libertad. Esto se llama Samadhi, esto se llama la Alegría, esto se llama Sat Chit Ananda, esto se llama el estado de Felicidad, en el que penetra la Conciencia, cuando franquea y se libera ella misma, de todas las separaciones y los encierros. Pienso que tenemos aun un poco de tiempo. Si hay necesidad de completar lo que os he dicho, concerniente a la Libertad y la Verdad, quisiera tratar de aportar algunas palabras complementarias.


No tenemos más preguntas, os damos las gracias.


Hermanos y Hermanas en humanidad, voy entonces a dejaros, sin dejaros realmente, puesto que os voy a proponer vivir un instante de Comunión y de Gracia. Esto será pues nuestra forma de comulgar juntos, más allá de las palabras. Y os digo hasta la próxima vez. Entonces, vivamos la Gracia de la Comunión.


…Efusión Vibratoria/Comunión…


Os saludo.



***


Original en francés.

http://www.autresdimensions.com


A través de JL


Español:

http://hallegadolaluz.blogspot.com.co/2011/11/hermano-k-13-noviembre-2011-con-audio.html

Traducción: equipo de traductores



***


Les Transformations, Wordpress - Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


https://lestransformations.wordpress.com/


https://www.facebook.com/BlogLesTransformations/


Bodas Celestiales - Madre Universal

https://www.facebook.com/groups/lucia.montano/?fref=ts


Soy La Realidad Absoluta del Ser

https://www.facebook.com/groups/yosoylucialaluzdelmundo/


Soy La Realidad Absoluta del Ser

http://madreuniversal.blogspot.com.co/


Madreuniversalblogspotcomco/


https://www.facebook.com/pg/Lucia.Montano.Ferrer/posts/?ref=page_internal

URIEL Diciembre 2017 con audio. JUEVES, 14 DE DICIEMBRE DE 2017

URIEL Diciembre 2017 con audio.

JUEVES, 14 DE DICIEMBRE DE 2017





Audio



Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel del Retorno. Bien amados del Uno, antes de que mi canto resuene en vuestro corazón, instalémonos juntos en el silencio eterno de las profundidades y de la Verdad. En esta reversión, nos acogemos.

…Silencio…


Bien amado del Uno, vengo hoy a proponer mi Presencia en tu Presencia, en las profundidades y en el íntimo de lo que eres, y obro en ti para poner fin a las palabras y a los males, para permitirte reencontrar lo que siempre fuiste más allá de toda forma, como más allá de toda palabra. Vengo a despertar en ti el verbo de la Verdad, el que te hace pasar de lo superficial a lo profundo, de la Ilusión a la Verdad, llevándote, más allá de la forma como más allá del mundo, hasta tu morada de Eternidad, ahí donde ninguna palabra ni ninguna expresión puede faltar en el silencio y en la vacuidad. Vengo a suavizar y a facilitar la emergencia en este mundo de lo que eres más allá de la forma, dándote a probar la ligereza de la Verdad, así como la Felicidad nueva e inédita en el seno de este mundo.
Entonces, en nuestra Presencia Una, en este espacio donde mis palabras, más allá de su significado, sólo tienen una única función, la de tocar, más allá de toda palabra, el núcleo de tu eternidad, llevándote a deponer las armas de la lucha y el escudo que obstruye la Verdad. Este escudo de tu mental, de tus alegrías y de tus penas en este mundo, no puede rivalizar con la felicidad de la Libertad.

Entonces te invito, en este instante y a partir de ahora, en cada momento como en cada lugar, dondequiera que estés, en el corazón de la historia, como fuera de toda historia, con el fin de proclamarte y declamarte lo inefable de la Felicidad y lo inefable de la Verdad, que ninguna verdad de este mundo podría aproximar ni siquiera revelar.

Entonces, he venido a proponerte acogerte en verdad, más allá de la forma como en toda forma, en este mundo como en todo mundo, y más allá incluso de los mundos más etéreos. Entonces reviértete, ahí donde no hay ningún momento ni ninguna distancia más eficaz que el instante presente, donde se revela, en el silencio de tu persona y en la vivificación de tu alma, la verdad del Espíritu, la que eres antes de cualquier forma.

He venido a invitarte, ahora que todo lo que tenía que ser cortado lo fue, a cicatrizar tus heridas y a secar tus lágrimas, reemplazándolas entonces por las cicatrices indelebles del Fuego del Amor y por las lágrimas de felicidad, por finalmente haberte reencontrado.

He venido a invitarte a dejar de alimentar lo que es falso, con el fin de que nunca más experimentes el hambre ni la sed, con el fin de que ninguno de tus sentidos en este mundo pueda alterar los nuevos sentidos, los de tu eternidad. Ahí está tu coronamiento, ahí donde por fin tú mismo puedes decir, en tu íntimo: «Soy la Vía, soy la Verdad y soy la Vida», llevándote a constatar y a realizar que más allá de tu persona no hay ninguna otra persona, que más allá de tu historia están todas las historias, resolviéndose sin historia y sin miedo en el principio último de la Unidad y de la Verdad, ahí donde todo es canto, ahí donde todo es silencio, ritmando la conciencia libre de ver y de vivir lo que quiera, sin olvidar nunca lo que eres antes de la forma.

Vengo a sembrar y a informar lo íntimo de tu corazón, adornando de mi Presencia el regreso de Aquel que viene ahora como un ladrón por la noche, encantándote en el Espíritu de la Verdad y en la felicidad indefectible e incondicionada de esta ligereza y de esta belleza.

Entonces, estés donde estés, sea cual sea el momento en que me oigas o me leas, no olvides que más allá de lo aparentemente formal existe lo invisible, que en estos momentos se vuelve cada vez más visible para ti, permitiéndote entonces extraerte de la pesadilla, o del mal sueño, de la ilusión de este mundo, llevándote a liberarte de cualquier ley y de cualquier condicionamiento querido por este mundo o por ti mismo, porque ahí donde estás, en verdad, no hay nada que querer, no hay nada que desear, tampoco hay nada que demostrar, porque en este íntimo de tu corazón, sólo hay la Evidencia, sólo hay lo que es justo, ahí donde ninguna sombra puede ser detectada ni siquiera imaginada.

El Arcángel Mikaël, habiéndome pasado el testigo, me permite entonces alumbrar la habitación íntima del silencio, la habitación de tu eternidad, ahí donde vives, independientemente de la forma o de la experiencia que sea, la alegría de lo que nunca puede pasar y nunca puede morir. Entonces me dirijo a ti que renaces de tus días y que renaces de tus noches, en el seno de la luz de la Verdad.

No olvides que más allá de lo que oigas y más allá de lo que entiendas de mis palabras y de mi silencio, sobre todo está el fin de todas las palabras y el fin de la Ilusión. Acuérdate, no necesitas nada más, ni para llevar, ni para cargar, ni para eliminar, sólo reconocerte en la Verdad, ahí donde ninguna reivindicación del efímero puede alterarte o moverte, ahí donde el Fuego Ígneo te consume en el Amor inefable de Cristo, ahí donde sellas y te unes al juramento de la Verdad reencontrada, ahí donde nada puede ser quitado, ahí donde nada puede ser tomado porque todo ahí es don y todo ahí es Evidencia y Transparencia.

Entonces el Fuego Ígneo obra, consumiendo lo que no tiene lugar de ser en el seno de la Verdad y que no admite ninguna ausencia ni ninguna mentira, ahí donde sólo la Felicidad y el Amor son tu testigo, ahí donde la Felicidad y el Amor no son travestidos por ningún discurso, ahí donde las palabras no pueden alcanzarte, ahí donde sólo el silencio pone fin a las palabras.

Déjate revertirte con evidencia y con gracia, ahí donde verdaderamente te ves, más allá de los sentidos como más allá de la mirada, ahí donde tus ojos se abren, donde ninguna palabra puede cantar en este mundo la belleza de esta Verdad, y donde sólo el Coro de los Ángeles es el testigo, ahí donde la melodía de la Vida no puede acomodarse con ningún obstáculo, ni con ningún marco. Entonces llámame como yo te llamo. Entonces respóndeme como yo te respondo, con la misma proximidad y la misma evidencia, ahí donde no hay ningún límite, ahí donde todos los imposibles son la permanencia.

Escucha y oye el Fuego Ígneo que crepita centelleando en tus oídos, golpeteando tu cuerpo con su efusión de Amor. Ahí, inmediatamente, sin esfuerzo y sin voluntad, se vive la reversión que te lleva de manera ineluctable de regreso a la Verdad, de regreso a la Evidencia, ahí donde ninguna interrogación puede nacer y donde ningún freno puede ser activado. Alcanza la ligereza anterior a toda densidad, alcanza la felicidad del Amor que eres, que no conoce ninguna contención ni ningún ornamento.

Entonces vengo a alimentar este fuego ardiente que te consume de Amor, despertándote de todo sueño como de todo deseo, porque en el íntimo de tu corazón, en este Corazón del Corazón, cuando canta el Coro de los Ángeles en tus oídos y cuando el Fuego Ígneo te consume, dándote a pasar en verdad del efímero al Eterno, ahí donde no hay ni pérdida ni duelo, ahí donde todo se resuelve por la Gracia y la Inteligencia de lo que eres...

En el ritmo de mis palabras, las palabras de tus pensamientos ya no pueden encontrar ningún agarre, la conciencia contenida en este cuerpo ya no puede adherirse al sentido de ser este cuerpo, al sentido de ser esta vida, y te permite descubrir, más allá de todo concepto y de toda idea, que sólo puedes ser la Vida en su entereza, ahí donde ninguna distancia puede existir y donde el tiempo ya no presenta ningún ultraje ni ninguna resistencia, porque todos los tiempos y todos los espacios están incluidos.

Entonces, en la escucha y en el entendimiento de lo que eres, por tu Presencia y mi Presencia unificadas, acogemos a los Ángeles y a su Coro, acompañando lo que desde el punto de vista de la persona nombras Resurrección y que, desde nuestro punto de vista ‒ el de la Eternidad ‒, en definitiva sólo es un reencuentro, una unión de libertad, una unión mística de todas las formas que has recorrido y todas las formas que recorren la totalidad de los mundos, de los universos como de los multiversos, ahí donde todo es Uno sin ninguna distinción y sin ninguna hesitación. Porque en la Felicidad no puede existir la menor incertidumbre ni el menor futuro, así puedes decir que todo está cumplido en cuanto el Espíritu de la Verdad es tu verdad, más allá de todo travestismo, de todo traje y sobre todo de toda palabra, ahí donde no tienes nada que concebir, ahí donde no tienes nada que probar ni demostrar, ahí donde la evidencia de la Felicidad nunca puede desaparecer, poniendo fin a las sucesiones de alegrías y penas de este mundo que sólo conoce el duelo y la pérdida, de manera irremediable, donde sólo el recuerdo y la memoria de algún pasado que tampoco existe, te da a atarte y a encadenarte al marco de este mundo, al marco de la Ilusión.

Hoy, en este tiempo, sólo depende de ti el no atarte a nada más, el no creer poseer nada más, porque todo lo que es efímero y que posees al final te posee y te aliena todavía más. Estos tiempos se han cumplido porque todo se ha cumplido. El tiempo de la Resurrección, de tu promesa, ahora está activo en ti, en cada uno de ti con la misma intensidad; sólo es función de la velocidad, que sólo es función de tu cantidad y de tu calidad de acogida de la Verdad que no conoces.

Reencontrando la inocencia del niño y tu espontaneidad, no hace falta ninguna otra muleta en estos tiempos tan precisos que se han abierto ante ti, hace algunos meses de tu tiempo terrestre. Te queda por escuchar y por oír lo que te dicen todas las formas en el seno de los mundos libres, que sea en el seno de los pueblos de la naturaleza de tu mundo, como con cualquier Presencia manifestando la Libertad y la Felicidad, ahí donde ningún esfuerzo es necesario, ahí donde no hay nada que preservar, ahí donde ningún temor ni siquiera puede ser pensado.

Así es la magnificencia de la Felicidad, dándote entonces a perpetuar la gracia de este estado donde ninguna acción es necesaria. Dejando venir hasta ti la Vida, dejarás también venir hasta ti tu niño interior y podrás decir, tú también: «Dejad que vengan a mí los niños», sin ninguna distinción y sin ninguna preferencia, con la misma capacidad de acogida y de don, sin ninguna reticencia, de la manera más natural y más evidente.

He venido, por mi Presencia, a cicatrizar lo que el Arcángel Mikaël ha cortado en ti y, más allá de toda pena o de todo duelo, aunque no lo entiendas, esto fue necesario con el fin de que nunca más tengas que vivir y afrontar el duelo de algo o de alguien, porque todo está ahí y nada puede ser quitado.

Entonces se realiza la felicidad del reencuentro. Más allá incluso del proceso de disolución de tu conciencia efímera y más allá incluso de la emergencia de tu supraconciencia y de tu cuerpo de Eternidad, hay, en lo íntimo de tu corazón, la evidencia de lo que está ahí, y que sólo espera tu mirada y tu regreso en ti mismo, con el fin de demostrarte la evidencia de lo que eres, más allá de todo pensamiento, ahí donde todo está completo y ahí donde todo es perfecto.

Te invito pues a la perfección, no de tu vida sino a la perfección de la Vida, que no conoce nada de tu vida y que sin embargo es lo que eres, porque todo se ha cumplido y porque los tiempos han llegado, y porque incluso la idea de contar o de descontar no puede aparecer en ninguna fecha o en ninguna percepción, ahí donde estás tranquilo, ahí donde eres verdadero.

Entonces he venido a alumbrar este último paso para que éste se realice en la más grande de las dulzuras, y en la más grande de las evidencias. Sin embargo sigue con tu camino en este mundo tal y como la Vida lo organiza, porque ya no estás al mando de nada, si no es de lo que eres y que no es un control sino más bien un relajamiento, ahí donde la pregunta acerca de la confianza no tiene lugar de ser, ahí donde la pregunta acerca del bien y del mal no puede ser vivida ni siquiera pensada.

Entonces te invito a esas numerosas moradas, que son todas las moradas de la Paz, las moradas de la Eternidad, esta morada que no es una casa ni un lugar cerrado sino que es simplemente la certeza de la Verdad que no necesita ninguna palabra, y que ya no necesita ninguna palabra en el seno de este cuerpo como en el seno de tus pensamientos.

Entonces sigue, de camino hacia el íntimo de tu corazón, ahí donde ya no necesitas ni referencias ni ninguna certeza exterior, ahí donde no hay más distancia, ni siquiera ningún objetivo, porque todo es percibido en el mismo lugar y en todos los tiempos.

Déjate transportar por estos transportes de Felicidad y de silencio, y de danza, ahí donde todo reside, ahí donde todo es posible, en total libertad, ahí donde ninguna ley puede reemplazar la ley del Amor, porque la ley del Amor, la ley del Uno, es la única ley donde todas las demás se vuelven superfluas e inútiles. Entonces te invito hoy, tú que no has vivido nada ni has percibido nada, como tú que vibras desde hace poco tiempo o desde hace tantos años, a dejar que se finalice por sí solo lo que has empezado hace algún tiempo o hace más tiempo.

Sigue estando presente de manera plena y entera a este mundo, si la presencia de la Luz no ha previsto otra cosa para ti, y no olvides que lo que vives no es nada más que la Vida reencontrada, poniendo fin a los males, poniendo fin a la muerte como a todo nacimiento, ahí donde los tormentos del tiempo no pueden imponerse, ahí donde ningún espacio puede ser encerrado, ahí donde ninguna duda puede subsistir.

Entonces la Vía, la Verdad y la Vida cantan en tu corazón el canto de la Libertad, como canta en tus oídos la felicidad de los Ángeles de la Fuente de Cristal desplegada, ahí donde no tienes nada que poseer, ahí donde no tienes nada que preservar.

Entonces, en este instante en que me oyes, déjate guiar hasta el Corazón de tu Corazón, porque en este lugar que se desvela y se vive, no existe ninguna reticencia ni ningún obstáculo a esta Felicidad, que es la primera manifestación anterior a tu forma emergiendo de la Fuente.

Deja obrar los Talleres de la Creación, deja obrar la Luz que esculpe tu eternidad reencontrada. Aquí mismo, en la Ilusión donde te despiertas, aquí mismo en lo falso de tu forma encuentras la Verdad, sin ningún esfuerzo, porque no tiene que ser buscada sino sólo ser realizada.

Dándote a ti mismo, recibes el don eterno de lo que siempre fuiste. A pesar de las apariencias y a pesar de los males, a pesar de los sueños ilusorios de este mundo, sueño dentro del sueño, que este sueño dentro del sueño sea el sueño espiritual de libertad, que este sueño dentro de este sueño sea simplemente la preocupación de mejorar y de bonificar lo que sea.

Recuerda que ahí donde nunca has nacido, no hay que hacer ningún esfuerzo, sólo está la ligereza del don, la ligereza de la Vida, ahí donde todas las vías son la Vía, ahí donde todas las verdades sólo pueden ser una única Verdad, la que fue nombrada «Absoluto».

Estoy contigo porque yo soy tanto tú como tú mismo. No juzgues la forma porque ya no hay distancia ni velos que puedan engañarte o ilusionarte todavía más.

He venido también a mostrarte que ahí donde eres en verdad, no hay nada más que ver que la magnificencia del Amor y de la Felicidad, ahí donde nada puede estar sufriendo o faltando porque todo es evidente, porque todo es percibido más allá de la percepción, porque directamente vivido en la conciencia que ha reencontrado su fuente.

Así, reencontrando tu cielo en este mundo, este mundo sólo puede unirse a su cielo. Así que no te dejes abusar por ninguna historia, apariencia o palabra que sea, descansa en la Felicidad, porque hay aquí, en este íntimo de tu corazón, una densidad tal que no puede haber otra cosa que la vivencia de la ligereza, porque la densidad del Amor y de la Felicidad, sin mancha y sin sombra, es de una presencia tal  y de una evidencia tal, que ya no existe ninguna posibilidad de luchar, de oponerse o de restringir la Verdad, pienses lo que pienses, digas lo que digas, quieras lo que quieras, porque sabes que en este lugar, en este íntimo, en esta profundidad, en este Corazón del Corazón, no hay ningún sitio para lo que pasa, y están todos los sitios para lo que permanece para siempre y que permite todas tus formas y todas las dimensiones con la misma comodidad, con la misma facilidad, poniendo fin y permitiéndote olvidar todo lo que pertenecía al sueño en el seno de la Ilusión.

Tal y como lo vives en este mundo, todo allí es esfuerzo, incluso en la ligereza de tu corazón, porque todo allí es desgaste y todo allí es consumo, mientras que la consumación de Amor no puede consumir nada, porque, como Él dijo: «Encontrándote, nunca más tendrás sed». Así es el Agua de Vida, el Agua de arriba que viene a fecundar y más que sembrar, viene directamente a poner al desnudo, sin ninguna gestación, a la Verdad.

Entonces deja que el Fuego Ígneo transforme tus Coronas en unas coronas de Gloria, deja que tus células de este cuerpo en el cual estás, crepiten y canten también el canto de la Libertad.

La Gracia de la Vida en su acción, viene a colmarte de gracias a partir del momento en que dejes de apegarte a la ilusión que sea, a partir del momento en que aceptes verte y oírte más allá de cualquier ruido de este mundo, como de cualquier concepto de este mundo, ahí donde estás solo y sin embargo no experimentas ninguna soledad porque todo ahí está incluido y todo ahí está presente, ahí donde el Impersonal toma todo el espacio y toda la facilidad porque es lo que eres. En verdad te digo, en verdad lo vives, sin ningún esfuerzo, sólo abriendo y acogiendo sin ninguna restricción ni ninguna condición la verdad de tu eternidad, en tu corazón donde no hay ningún sitio para lo que viene de la cabeza, porque hoy, por la gracia de la ascensión de la Tierra, tu corazón se une a tu cabeza con el fin de que la cabeza sólo sea un ejecutante de lo que te dicte tu corazón con evidencia y facilidad, ahí donde no hay necesidad ni de preguntas, ni de ninguna elección, ni de ninguna discusión posible.

Entonces el Fuego Ígneo, impulsado por Lord Metatron y amplificado por mi Presencia, revela su majestad que, te lo recuerdo, es Evidencia, porque nunca esta palabra, entre las palabras que te quedan, es tan próxima a lo que puede ser dicho y vivido, cambiándote por supuesto de los modos de funcionamiento en el seno de este mundo donde nada es adquirido, donde nada es evidente, y donde el don mismo es limitado por las contingencias de este mundo porque todo allí es depredación, porque todo allí es posesión, porque todo allí es seducción, porque todo allí sólo pasa antes de morir. Tú, no eres nada de todo esto. Haya sido lo que haya sido lo que nombras tu «pasado» en el seno de este mundo, sean cuales sean tus conocimientos de este mundo, no te son de ninguna utilidad ante la evidencia de lo que eres, porque, en este íntimo, no hay nada que travestir porque ahí todo es aparente y nada puede ser ocultado, exactamente a lo opuesto de este mundo donde todavía tus pies están puestos.

Recuerda que no hay ningún punto de comparación posible, ni ningún punto de apoyo en el seno de este mundo, que te permita explicarlo, que te permita disertar, y que simplemente te da a acoger lo que eres, esta Gracia y esta Felicidad.

Entonces el Fuego Ígneo progresa, abrasando las Estrellas de tu cabeza, abrasando las Puertas de tu cuerpo, desvelándote el cuerpo de Eternidad que percibes y en el cual empiezas a vivir. Pienses lo que pienses, sientas lo que sientas, o no sientas, esto está ahí.

Así la sanación última, la del apego a la Ilusión, es consumida por el Fuego Ígneo y también por el Coro de los Ángeles.

Ve y oye más allá de estas palabras que salen en este instante, de estas palabras que lees, con el fin de poner al desnudo más allá de cualquier sentido, la esencia que te lleva hasta ti mismo.

Entonces tu corazón, no el que palpita en tu pecho sino el de cristal, este diamante perfecto, toma el relevo de la alternación de tu corazón de carne, ahí donde no hace falta ninguna contracción porque todo ahí es don permanente, ahí donde no hay ningún vaivén porque todo ahí es persistente, con la misma intensidad y la misma igualdad.

Déjate consumir porque la consumación es Felicidad, diga lo que diga tu persona que teme el fuego, porque pone fin a la forma, este fuego es bendición y no es sufrimiento, sólo quema las ilusiones, sólo quema lo que pasa, y tú ya no pasarás nunca más porque permanecerás en la eternidad de la Felicidad. Sea cual sea la forma en el mundo, te has reencontrado, ya no necesitas ninguna historia, ni escribir ni cumplir ningún guion en el guion del fin de la Ilusión, sólo tienes que estar ahí. Y estar ahí, presente a ti mismo, tiene otro nombre para tu persona, esto se llama humildad, que sólo puede ser cumplida en la Infancia y en la espontaneidad, ahí donde como te dije, ninguna reticencia es necesaria, donde ningún obstáculo puede oponerse o contradecir esta verdad total y absoluta.

Entonces el Fuego Ígneo te bautiza en el Espíritu de la Verdad, entonces el Fuego Ígneo pone fin y pondrá fin a cualquier sentimiento de pérdida, porque al quitarte de la Ilusión, no te quitamos nada y no te quitas nada, te restituyes a ti mismo sin que nada pueda faltar. ¿A qué esperas para ser esta perfección desconocida en este mundo, y que sin embargo se revela de una manera cada vez más impactante y más evidente? Es cierto que a través de unas disoluciones de las estructuras de este mundo pero sobre todo, antes de cualquier cosa, por la emergencia concreta de la Luz, ya no solamente en el seno de unas partículas o de unas formas como con los pueblos de la naturaleza, sino que en ti mismo, como en todo lo que miras y ves más allá de las apariencias y más allá de las mismísimas condiciones de este mundo.

Permanece simplemente aquí y ahora. Entonces la claridad se hace en esta profundidad y en esta precisión, todo es visto, todo es asimilado y entendido más allá de toda comprensión, de todo análisis y de toda pregunta.

Entonces déjate consumar en la alegría del Amor redescubierto. No frenes nada con el fin de que cualquier temor, cualquier hesitación y cualquier duda, ya ni siquiera puedan ser evocados, desapareciendo definitivamente.

Y recuerda que en esta consumación del Fuego Ígneo, realizas la unión más perfecta y más sublime de lo que eres con lo que creías ser, sin ningún esfuerzo y sin pedir nada, porque es lo que se te debe y esto es tu don.

Y ahí, la Paz previa a la Felicidad te llena con su silencio, y ahí el Fuego Ígneo se vuelve una caricia en la Verdad de lo que eres, dejándote entonces consumarte con más ardor y más ligereza, porque en este fuego nada es quemado si no es la Ilusión misma, porque en este Fuego Ígneo, sólo hay belleza y evidencia, de la Felicidad, del Amor, de la Luz y de la Vida.

Entonces a partir de hoy puedes apelar a mí, a partir del momento en que me hayas oído o me hayas leído. No puedo recorrer el camino, lo que queda de el, en tu lugar, pero puedo alumbrar los contornos para simplemente reforzar lo que podrías nombrar tu fe, antes de que ésta sea reemplazada por la Evidencia que no necesita ninguna fe, ni ninguna creencia, ni ninguna esperanza, para que tú también puedas decir: «Padre, encomiendo mi Espíritu entre tus manos». Llevándote a entender que el único Padre que haya es la Fuente, no la ilustrada en tus cielos en lo que fue nombrado Alción, sino que en tu corazón, porque todo esto también está en tu corazón, pero no podía alcanzar la conciencia de tu persona.

Te invito a nombrarme, sin ningún ritual ni ningún dogma, en la espontaneidad de la Infancia y en la inocencia, con el fin de observar y de estar presente en tu última reversión. Ha llegado el momento de salir de la tumba porque este mundo no es nada más ‒en sus apariencias como en sus fundamentos‒ que una tumba porque allí todo muere. Es cierto que todo vuelve a nacer, pero cada vez perdiendo el recuerdo de la continuidad de la no-interrupción de la Felicidad y del Amor como en toda conciencia, como en todo cuerpo y en toda dimensión. Es esto lo que fue el Juramento y la Promesa que hoy puedes realizar totalmente, sin ningún requisito previo y con la única condición de acoger sin ninguna restricción y sin ninguna duda, lo que únicamente pide ser reconocido y que sólo pide tu reconocimiento.

Entonces el Fuego del Amor puede consumar las ilusiones y hacer revivir, en la Verdad, la llama de Eternidad que eres. En cada uno de ti estoy presente, en cada uno de ti estoy listo para alumbrar lo que podrías nombrar «camino» pero que no es nada más que la vía del Amor que mora en tu Corazón del Corazón.

Déjame reunirme contigo con el fin de que tú también puedas reunirte contigo mismo, porque tú y yo somos Uno, no como una idea o un pensamiento sino como la Verdad vivida y asentida, porque en ello el Amor incondicionado es omnipresente, poniendo fin a los tormentos de las condiciones del amor en tu mundo, donde la pérdida siempre es el final de cualquier amor. Te invito al Amor donde nada puede ser perdido, te invito al Amor que no conoce ninguna condición; el Fuego Ígneo que arde en ti es el testigo.

En esta consumación de Amor, todo ahí está perfecto a partir del momento en que tus últimas reticencias y resistencias ya no puedan obrar más ante la majestad y la belleza de esto. Sólo depende de ti el mirar y el posicionarte en el único lugar que sea verdadero y que ahora está presente para cada uno, hermanos y hermanas humanos de la tierra. Aunque no vivas nada y aunque lo niegues, la Evidencia se hará tan pronto veas la señal en el cielo y tan pronto María te haya llamado.

Pero no esperes ese momento, ya está ahí para cada uno de ti antes de que se vuelva, en un momento dado del final de este tiempo, la realidad colectiva a la cual nadie podrá sustraerse, porque este juicio final no es el fin del mundo, sino el fin de un mundo, el fin de una experiencia que sólo ha aportado sufrimiento y esperanza. Te propongo la Libertad, ahí donde está la Verdad.

Ha llegado el momento ahora de reducir mis palabras, de espaciarlas, con el fin de que nos lleven al silencio de la consumación de tu corazón efímero, con el fin de que cada una de las células de este cuerpo efímero se disuelva y deje el sitio a los circuitos de la Eternidad que son tuyos, en tu cuerpo de Eternidad.

Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, en el Aquí y Ahora de tu Presencia se realiza la alquimia del Fuego de la Verdad, ahí donde no tienes nada que perder, ahí donde no tienes nada que pedir ni nada que esperar, porque todo está ahí.

Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, y te invito a estar presente en tu eternidad incluso antes de que la consumación colectiva de este mundo sobrevenga. Soy la prueba en ti de tu eternidad reencontrada, de lo que eres más allá de cualquier travestismo.

Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, a partir de ahora los cuatro Jinetes obran conjuntamente y tocan la misma partición, la de la liberación.

Soy Uriel, soy tú y acojo tu Presencia, que es para mí una bendición, y acojo tu Presencia que es para mí la majestad de la Felicidad, y te digo: «Hasta siempre». Despiértate, el tiempo de los tormentos y de los sufrimientos por fin termina, nunca más habrá un fin tan pronto hayas renacido. Te bendigo en tu eternidad, te bendigo en tu Presencia como en tu Ausencia.


Hasta siempre en la Eternidad reencontrada. Permanece en silencio conmigo con el fin de comulgar.


…Silencio…


Regreso ahora al silencio y a la evidencia de tu corazón.

…Silencio…



* * *

Publicado por Alicia en 6:21